El Color en la Arquitectura

En realidad la arquitectura puede ser blanca, es más, cuando la arquitectura es buena, viéndola blanca se nota de inmediato su calidad, en mi caso particular prefiero visualizar primero las obras blancas para perfeccionarlas, y posteriormente visualizarlas con sus texturas, y sus colores.

Sin embargo el color enriquece la arquitectura, y le ayuda a responder mejor a  su entorno urbano, ya sea disimulándola para disminuir un impacto, o destacándola para resaltar un punto visual importante y para reforzar su imagen o su función, en una zona que lo necesite.

De la misma manera funciona con la naturaleza, mimetizándola, me gusta usar esta palabra en este caso, porque proviene de la misma naturaleza, o resaltándola  con un color que contraste, pero que armonice con su entorno natural.

costa-rica-arquitecture-colors

En Costa Rica abunda el color, destacándose aún más con la luz solar que se percibe en el paralelo 10, los diferentes verdes de la vegetación, los azules del cielo y del mar, los cafés, terracotas y beige, de nuestras tierras y arenas, los naranjas, amarillos, rojos  de nuestros atardeceres, me atrevo a decir que contamos con uno de los mayores  muestrarios de color del mundo, y un paisaje maravilloso, pero también me duele decir, que lo hemos maltratado con el desarrollo, porque para trabajar en este paisaje es necesaria mucha sensibilidad. Esa sensibilidad es la que debemos usar los arquitectos costarricenses para integrar nuestra obra,  ya sea por mimetismo o por contraste,  a este paisaje natural, y acondicionarlo como paisaje urbano, pero manteniendo en él una participación preponderante de la naturaleza.

Este tipo de solución se encuentra con éxito, en barrios tradicionales de San José como Amón, Aranjuez, la avenida de Las Damas, el Paseo Colón, y en barrios de desarrollo más reciente, como Los Yoses y Rohrmoser.

Sí se logra una armonía entre desarrollo y naturaleza, ya se dio el gran paso, se logró el objetivo, y si se complementa con un uso de color apropiado a través de pintura, o del color y textura de materiales, se da el complemento perfecto, y se puede llegar a una integración maravillosa.

También es fundamental el color en el espacio interno, para lograr a través de él, y también a través de las texturas y colores de los materiales, provocar en el usuario diferentes sensaciones que influyan positivamente en su estado de ánimo, y que brinden confort y placer al habitar, trabajar o recrearse en estos espacios internos.

Cabe concluir que si se logra también una excelente relación entre el espacio exterior y el espacio interior, la integración con la naturaleza, la textura y el color, estaríamos ante un espacio absoluto de gran calidad para los sentidos.

This entry was posted in La Arquitectura en Costa Rica. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>